Creando un mandala: la naturaleza como inspiración

mandala flor-joya

mandala flor-joya

La naturaleza ha sido para el hombre fuente de inspiración y lo podemos ver a lo largo de la historia del arte. Por otra parte, los mandalas simbolizan la pauta fundamental que late en todo lo creado. Un núcleo inmóvil, como en el átomo y los electrones girando a su alrededor; o un centro, aparentemente inmóvil, nuestro Sol y los planetas danzando en torno a él.

Del centro del mandala  parte la multiplicidad que toma diferentes formas. Ese centro o unidad primordial contiene todas las posibilidades que se van manifestando. Es como la semilla de una planta, a partir de la que se irán formando las hojas, las ramas, las flores y sus frutos.

La circunferencia del mandala representa, entre otras cosas, el movimiento circular que no tiene principio, ni fin. Es un movimiento perfecto y eterno. En la naturaleza está siempre presente, en los cambios de las estaciones, en la noche y el día, en el crecimiento de animales y plantas, que pasan por diferentes estados desde el nacimiento a la muerte. Pero, también, vemos el desarrollo a partir de un centro o rodeando un centro, en los cristales de nieve, en los remolinos del agua, en la forma que cristalizan algunos minerales, las telas de araña, etc..

 

naranja-cortada1

 

Es fácil encontrar a nuestro alrededor formas que nos inspiren en la creación de un mandala. Podemos salir a pasear por el campo y recoger alguna flor, los pétalos que parten del centro o crecen a su alrededor, como en las rosas; u observar el tronco cortado de un árbol, con sus anillos de crecimiento. Cualquier fruta que haya en la cocina nos puede servir, cortándolas por la mitad, veremos el centro, dónde en algunas se encuentran las semillas (como en la manzana).

 

En  las naranjas, al cortarlas, vemos sus gajos transversales que parten del centro. Los frutos son un ejemplo interesante para experimentar con la creación de mandalas. La piel que las protege y delimita, la carne interna y las semillas.

granada

 

A continuación inserto dos ejemplos que pueden servir de orientación.

En el primero he partido de la granada, una fruta con una interesante disposicion interna de sus granos.

 

 plantilla mandala: fruto interno-fruto externo

 

 

 

 

 El segundo ejemplo es el de una flor de cinco pétalos, el cinco es un símbolo de armonía y protección.

 

florsmandala

 

 mandala flor-joya

 

About these ads

7 Respuestas a “Creando un mandala: la naturaleza como inspiración

  1. Me encanta ver tu trabajo y me anima a seguir, estoy en La Coruña y voy por la misma senda.
    Un saludo cordial.
    Lorena
    Taller de Arte Katzae

  2. estoy haciendo mis primeros pasos en dibujo y pintura, el tema de arteterapia me parece muy interesante, estoy dibujando esos mandalas del artículo como 1º experiencia.Gracias por tu sitio.Atte. cristina

    • Muchas gracias por tu interés, Cristina. Espero que te sirva. Y si te apetece, me gustaría que me comentaras o enviaras algunos de tus trabajos.
      Sílvia

  3. MUY INTERESANTE Y NUEVO PARA MI, LA TEMÁTICA DE ARTETERAPIA. cLARO Y DIDÁCTICO EL ARTÍCULO.gRACIAS cRISTINA

  4. Me encanto tu mandala; a tal punto q me lo he tatuado en mi espalda!!!! Gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s